Me fascina la magia de lo abstracto. Lo que és si querés y sino és otra cosa…

Seguidores

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Protagonista espectadora


Entro a la habitación. Diviso una silueta en la penumbra. Somnolienta y confundida reveo la escena. Algo está mal…
El corazón me late con prisa furiosa, como si fuera a salir corriendo de mi cuerpo inmóvil. No puedo mover si quiera una pestaña…estoy de pie, junto a la puerta, obligando a mis pupilas a esforzarse para ver entre la escasa luz del ambiente. Finalmente lo logran, la silueta sombría se va rellenando, poco a poco, dejando ver los rasgos de mi rostro. Sí, mi rostro. Soy yo. La misma la que yace en mi cama mientras permanezco de pie observándome. Acaso ¿estoy muerta?
Montones de interrogantes me acechan. Se retuercen en mi vientre posibilidades siniestras. Comienzo a  dudar si realmente me levanté para ir al baño. ¿Cómo lo compruebo?, ¿cómo sé que no es parte de un sueño incluso el pellizco que me di para despertar?
Pienso con velocidad, busco auxilio entre los parámetros de la razón y solo encuentro más y más desesperación. Tengo que hacer algo… tengo que acercarme a ella... ¿a ella?, ¿acaso estoy refiriéndome a mi misma en tercera persona? Siento que estoy a punto de enloquecer.
Me acerco muy despacio, la examino con cuidado. Tengo que saber si ella… mi otro yo, realmente es ella y está ahí ahora.
Me aproximo más, lentamente... Su posición indica que está sumida en un profundo sueño, solo si pienso en positivo... verdaderamente no estoy segura de que esté viva.
Me posiciono con miedo a escasos centímetros de su cara. Entonces  logro sentir su respiración… Qué alivio…  no está muerta. No estamos muertas. ¿Entonces quién soy yo?, ¿soy esta o aquella?

Tengo que despertarla y resolver este asunto. Tal vez ella lo sepa todo…
Se estremece cada centímetro de mi cuerpo cuando envío a uno de mis dedos a hacer contacto. Punzo su brazo despacio y el mío es punzado también. Salto de espanto y registro la alcoba completa, ya con la vista entrenada como un halcón. No hay nadie más… 
Tomo unos segundos para que desciendan mis pulsaciones y otra vez lo intento. Paso mi mano por su rostro y repercute en el mío. Pruebo tocando su pierna y luego su espalda y cada contacto se reproduce en mi cuerpo como un espejismo. Sollozo nerviosa, atónita… mientras ella ni se inmuta. Pero respira… lo siento…
Es excesivo para mi mente. Me apresa un colapso de ira y le jalo el cabello con fuerza. Una nebulosa negra estalla y todo se desdibuja. No veo nada… Abro los ojos, los cierro y nada…es todo negro.
Escucho silencio, mucho silencio… Abro los ojos de nuevo. ¡Me asusto! Estoy en otro lugar.
 Veo desde otra perspectiva, desde la de ella, que ahora soy yo… Estoy en la cama y lo entiendo todo. Fue culpa de un sueño. 

15 comentarios:

ReltiH dijo...

FULLL, MUY INTERESANTE E INTRIGANTE TEXTO.
UN ABRAZO

Pedro Aros Castro dijo...

Muy buen relato Paula, siempre resulta interesante el mundo de los sueños
un abrazo
saludos

TORO SALVAJE dijo...

No estáis muertas.
Aún.

Jerónimo dijo...

Hola Paula,gracias por tu visita a mi blog.
Un relato muy bien llevado que mantiene al lector en vilo ante un fenómeno que más de uno hemos imaginado alguna vez,el poder desdoblarnos.Sería horroroso por eso es mejor que acabe todo siendo un mal sueño.

Saludos cordiales.

Poetiza dijo...

Vengo a desearte: Felices fiestas. Cuidate mucho.

Alís dijo...

Un sueño o un viaje astral. Algunas personas dicen vivir esas experiencias incluso de forma voluntaria. No me importaría probar.

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

lindo texto por lo real una vez me pasó beso

Mistral dijo...

Un relato que atrapa, Paula. Escribes genial.

Un abrazo y... gracias

Rosario Robredo dijo...

Buen relato, mantienes al lector en suspense hasta el final. Me ha encantado.
Gracias por tu visita a mi blog.

Un abrazo

Francisca Quintana Vega dijo...

Muchas gracias Paula...tu blog es precioso e interesante. Felices fiestas navideñas. Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Paula!

¡Pues mira que ya es raro... o coincidencia! Yo tuve un sueño igualito! Hace unos años. Yo esta ahí al pie de la cama mirándome a mi misma. Después de haber corrido por los caminos de mi aldea hasta el cementerio, dando por allí un paseo, me dije aquí no tengo casa, me di vuelta y no corría que volaba, por los mismos caminos hasta llega a mi cuarto, donde yacía me cuerpo no sé si vivo o muerto. Siempre me quedó la duda de, si el alma se puede separar del cuerpo mientras dormimos!... unos instantes para dar un recorrido por algún sitio. En aquel momento me desperté con un estremecimiento. Nunca olvidé ese sueño.

Gracias por compartir tus bonitas letras.

Un abrazo y felices fiestas.

Ricardo Miñana dijo...

Interesante relato Paula,te dejo un abrazo con mis mejores deseos para estas fechas tan entrañables, feliz Navidad!!, feliz año 2014!!.

Sheol13 dijo...

El portal de los sueños muchas veces es solo el reflejo de nuestro ser. Aprovecho para dejarte un abrazote y desearte un espectacular 2014.

Eliane dijo...

BUENISIMO!
Besotes

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

La magia de sentir palabras se reduce a la magia de sentir tus palabras.

Descubro tu blog y me apresuro a seguirte. de paso, con anhelo, la invito para que venga a mi blog, te apuntes y nos sigamos.