Me fascina la magia de lo abstracto. Lo que és si querés y sino és otra cosa…

Seguidores

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

sábado, 9 de julio de 2016

Luz plateada


Un chorro de luz plateada
baña  la cerámica de mi habitación.
 Justifica dejar una hoja de cortina abierta
 aunque me aturda el sol mañana.

 No importa…
Lo paga bien el vaivén de las copas de los pinos
mareados con el viento,
borrachos de  luna.

El sonido estridente de las ramas
 castigando el techo de chapa,
hace que cobre sentido el momento.
No solo es ruido, es identidad,
es susurro de conciencia.

La veleta con el gallo del tejado del vecino gira loca,
mientras hojas amarillas se dejan llevar
en un mar de canaletas rebosantes.
Se arremolina el viento entre las ramas de la mora
y el nogal deja caer su herencia sin control.

A la escena se incorporan silenciosos
 los pasitos acolchonados de mi gato.
Se arrima lentamente al ventanal
mientras mira con asombro 
el temporal que ruge afuera.
Se estira, bosteza y se vuelve ronroneado,
regodeándose en su suerte, de nuevo a dormir.
Su expresión de placidez amodorrada
 me hace sonreír. 

Vaga el pájaro cantor, atolondrado,
en busca de una rama 
que sea amable y contundente
para resistir hasta que San Pedro 
esté de nuevo con humor.
Una horqueta del árbol de níspero 
se ofrece de refugio
y allí aguarda por la calma,
 observando atentamente el cielo,
 igual que yo.

Parece un cuadro en movimiento,
con la luz crepuscular perfecta.
Me acurruco para dormitar un poco más,
mientras disfruto la vista.
Hermosa, plateada, ideal…
Arrulla mis sueños la alborada,
me llena de paz.

9 comentarios:

Tesa Medina dijo...

Muy hermoso, Paula, visual, lleno de fuerza y detalles poéticos.

Y todavía más bello para mí que adoro las tormentas, la lluvia, y me imagino que soy ese pajarillo refrescado en la horqueta del níspero o el gallo dando vueltas loco en un tejado, mientras a 30 grados ya por la mañana añoro el otoño, el español español, al que todavía le queda un trecho.

Te cambiaría ahora mismo mi tiempo por el tuyo, el verano y yo nos repelemos.
Me acuurucaría con tu gato y soñaría a ritmo del temporal.

Feliz e inspirador invierno, Paula. Nos leemos a la vuelta.


Elda dijo...

Tu lo has dicho Paula, un cuadro en movimiento... es el que nos pintas con tus maravillosas letras, haciendo vivir el momento como si el lector estuviera mirando por la ventana, según vas versando las situaciones.
Precioso, me encanto de veras.
Muy agradecida por tu visita.
Te dejo un abrazo.

Marina-Emer dijo...

Preciosos versos amiga...hoy aquí el calor fatiga...
gracias por tu visita tan cariñosa...besitos
Marina

CHARO dijo...

me gusta cómo escribes, tienes un bonito don.Gracias por tu visita y comentario.Besicos

delfin en libertad dijo...

Preciosa descripción poética, paso a paso.La naturaleza sigue siendo generosa y observarla es una de mis debilidades. Precioso Paula! Abrazo fuerte

RECOMENZAR dijo...

No cambio el invierno por el verano
La cable está en el aire acondicionado
Bello como siempre todo lo que sos y escribis
un abrazo a mis raices

RECOMENZAR dijo...

Unica en tus mensajes a la luna donde seguramente encontrarás lo que no encontraste bello Bella mujer

RECOMENZAR dijo...

tu forma de descubrir momentos con palabras
sublime

RECOMENZAR dijo...

me gusta tu arte
y como interpretas la vida de tus letras